Cita con…

Guillermo de la Dehesa

Presidente Honorario del CEPR, Centre For Economic Policy Research, de Londres
Presidente del Consejo Rector del IE Business School
Presidente del OBCE Observatorio del Banco Central Europeo
Miembro del Group of Thirty G30 en Washington
Presidente del Patronato Reina Sofía
Economista
Miembro del Patronato de la Fundación Lilly

Guillermo de la Dehesa (Madrid, 1941) ha trabajado durante décadas en los niveles más elevados de la maquinaria económica. Durante los 80 llegó a ser Secretario de Estado de Economía, y ha sido consejero en algunas de las grandes empresas españolas. Desde esa posición, pese a los problemas que haya podido mostrar el sistema, considera que la economía como ciencia humana ha mejorado mucho la vida de la gente, ayudando a racionalizar el uso de los recursos.

Entrevistada por: Daniel Mediavilla

“La innovación crea puestos de trabajo, crea nuevas empresas, crea muchas cosas”

“Estoy convencido de que invertir en innovación y desarrollo es fundamental”.

Daniel Mediavilla (DM): ¿Cómo ha mejorado la vida de la gente la ciencia económica?

Guillermo de la Dehesa (GD): Las ciencias exactas trabajan con elementos que son perfectamente definidos y las ciencias humanas trabajan con personas que no son 100% racionales. A pesar de toda la matemática que se ha metido en la economía, sigue siendo muy difícil explicar ciertos hábitos de las personas, porque influye cómo piensan, su raciocinio… Por eso es muy difícil que sea una ciencia en el sentido que lo es la biología, la química, la física y tantas otras.

DM: Asumiendo que la economía no es comparable a las demás. El conocimiento que han aportado los economistas ¿ha mejorado la vida de la gente?

GD: Creo que muchísimo. Porque por lo menos, la economía intenta que las personas tengan respuestas racionales a fenómenos que ocurren todos los días. Y en ese sentido ha ayudado a que haya más racionalidad en la forma en que funcionan las empresas, en que funcionan las familias, en que funcionan los gobiernos… para que se gaste en lo que es necesario y no en lo que no lo es.

DM: Tú también has participado en política, en temas también económicos ¿Cómo ves esta relación entre política y economía?

GD: La economía, respecto a la política, es aún más complicada. El horizonte temporal del político es de cuatro años y el de una familia de muchos. Y de una empresa, se intenta que también lo sea. Pero los políticos tienen que ser elegidos cada cuatro años. Por eso pueden tomar decisiones que pueden hacerles ganar votos y sin embargo que no sean racionales. Por ejemplo, se puede gastar más cuando se acercan las elecciones. Las decisiones pueden ser más racionales al principio y menos racionales conforme se acercan a la elección.

DM: Sobre el tema de las recesiones, se suele decir con frecuencia que los países que más apostaban por la ciencia y por la innovación resistían mejor a las recesiones. Yo no sé si esto es un tópico o hay hechos que lo confirmen.

GD: Sí, en general para los países desarrollados sí es así. Porque saben utilizar más rápido el haber invertido en innovación y eso sí que se nota en la economía. Además la innovación crea puestos de trabajo, crea nuevas empresas, crea muchas cosas. Yo estoy convencido de que invertir en innovación y desarrollo es fundamental. Para cualquier país. Y hay países en el norte de Europa que lo han hecho muy bien y que en esta situación están mejor que otros que no lo han hecho.

DM: Si parece que una inversión mayor en ciencia es una inversión de futuro ¿cómo se explican políticas como las de España, que recorta en ciencia en cuanto aparecen dificultades económicas?

GD: Porque si se piensa en los plazos de los políticos, de cuatro años, el plazo es muy corto. Tendría que haber un acuerdo de todos los partidos para que haya estabilidad en la inversión en ciencia y desarrollo.

DM: ¿Cómo se puede encontrar un equilibrio entre el respeto a unas políticas basadas en la evidencia y el conocimiento de los expertos y la democracia, que debe permitir que gente sin conocimientos participe en la toma de decisiones?

GD: Los expertos opinamos continuamente con argumentos, basados en el conocimiento real y en la experiencia, sobre los problemas de la economía y de la ciencia, tanto en los medios de comunicación o asimismo accediendo directamente a los políticos que están al frente de los ministerios económicos y científicos para convencerles de la importancia que tiene resolverlos.
Ahora bien, mi experiencia es que algunas veces nos hacen caso y otras no. Sus decisiones finales dependen, en primer lugar, de si tienen suficientes recursos para tomar dichas medidas, en el caso en que exijan muchos recursos públicos, y de si consideran que las medidas que proponemos van a ser bien recibidas por los ciudadanos en general y también por sus potenciales votantes en particular. La mayoría de los votantes suelen tener conocimientos limitados sobre los temas relativos a la ciencia y a la economía, pero si los temas son claros y comprensible terminan conociendo, perfectamente, si pueden verse perjudicados por dichas tomas de decisión o no.

DM: Una de las grandes preocupaciones actuales en economía es el incremento de la desigualdad. ¿Cómo crees que va a solucionarse esto? ¿Va a ser una cuestión política o habrá otros factores?

GD: Yo creo que tiene que haber otros factores aparte de los políticos. Los políticos pueden resolverlo poniendo a las personas que ganan más dinero unos impuesto muchísimos más elevados, pero si esas personas van a paraísos fiscales…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR