Cita con…

Lina Badimón

Directora del Centro de Investigación Cardiovascular (ICCC-CSIC), IIB Sant Pau, Hospital de la Santa Creu i Sant Pau (Barcelona)

Premio Fundación Lilly de Investigación Biomédica Preclínica 2008

Después de diez años en EE.UU. en los que trabajó en algunas de las mejores instituciones científicas del país, Lina Badimon regresó a España en 1992 para poner en marcha y dirigir el Institut Català de Ciències Cardiovasculars en el Hospital de Sant Pau de Barcelona. Sus investigaciones sobre la coagulación de la sangre y sobre la pared de las arterias han contribuido a reducir la mortalidad cardiovascular entre la población.

Entrevistada por: Josep Corbella

“En los momentos en que llegas al descubrimiento toda tu existencia ha valido la pena”

“Tenemos que ser humildes; la patología humana es complicada”.

Josep Corbella (JC): ¿Qué te llevó a volver a España?

Dra. Badimon (LB): La verdad es que no fue una decisión fácil. Tuvo varias vertientes. Una de ellas es que la situación de investigación en España había mejorado muchísimo desde que me había marchado a Estados Unidos en 1981. Esto me motivó a pensar que la carrera que había realizado en Estados Unidos podría también trasladarla a España. La segunda fue de índole familiar. Mis padres eran mayores y pensé que era el momento de regresar si encontraba un nicho adecuado de investigación en España.

JC: Habías trabajado en la Clínica Mayo, en el Hospital Mount Sinaí, en Harvard, en el Hospital General de Massachusetts. ¿Tuviste la sensación de que bajabas un escalón cuando regresabas?

LB: En realidad sí. Pero me recibió todo el mundo muy bien, no tengo queja. En Estados Unidos teníamos un sistema de investigación dentro de los hospitales muy establecidos y aquí eso no existía. Se tuvo que crear.

JC: ¿Cómo valoras la situación actual comparada con la que había cuando regresaste?

LB: La situación en el 2016 no es mejor. En el 2005 era mucho mejor. La política científica en España ha tenido unos altibajos tremendos. Tuvimos un bajón en el año 2008, en que se congeló absolutamente todo, del que aún estamos por recuperarnos. Recortar empleos en investigación no es lo mismo que recortarlos en otras áreas, porque es una experiencia cualificada que cuesta años adquirir. Cuando hemos formado a ese personal, no lo podemos desechar.

JC: ¿Puede España prosperar económicamente si no cuida su investigación?

LB: No. Ese es un grave error que viene de la falta de tradición. Este país creía en la capacidad de su pueblo en las humanidades pero no en la ciencia. Esto ha hecho que, cuando hay una situación de crisis, al Gobierno no le importe recortar en investigación.

JC: Hablemos de tu área de trabajo. Desde que empezaste, la mortalidad prematura causada por infartos se ha reducido drásticamente.

LB: Los cambios en morbilidad y mortalidad en los síndromes coronarios agudos se han debido a la gran investigación que se ha hecho. El problema que todavía tenemos es que no se ha parado la evolución de la aterosclerosis, hay que investigar más cuáles son las causas que producen el desarrollo de la lesión. Y luego el segundo problema, no resuelto, es qué pasa después del infarto. Para la fase aguda, tenemos los fármacos antiplaquetarios que funcionan, pero en la evolución posterior al infarto en que el paciente entra en insuficiencia cardiaca, hay falta de calidad de vida. Esta es una necesidad médica no cubierta.

JC: En la fase aguda, hay que actuar rápido.

LB: Cuando se produce un infarto, sabemos que, si te atienden en las dos primeras horas, el pronóstico es mejor que si se tarda más. Pero no sabemos muy bien por qué. Hemos hecho un estudio en el que hemos extraído trombos por catéteres en pacientes que tienen un infarto, es decir, trombos que están ocluyendo una arteria coronaria. Hemos analizado las proteínas con técnicas de proteómica y hemos identificado nuevas proteínas que no sabíamos que estaban ahí. Este estudio nos está diciendo que en cuatro horas el trombo es diferente, que cambia, que es evolutivo. Te da la idea de que el organismo está preparado para defenderse de pequeñas agresiones, es algo apasionante. Ahora queremos saber cómo algunos se resuelven espontáneamente. Esta es un área de farmacología que todavía no se ha estudiado, la fibrinolisis espontánea.

JC: ¿En el momento del descubrimiento, cuando te das cuenta de que hay esas proteínas que no sabías que estaban ahí, qué experimentas?

LB: Un placer excepcional, porque avanza el conocimiento. Los científicos pasamos ratos fatales por todas las incertidumbres, pero el momento del descubrimiento es increíble, es lo que mantiene nuestra vocación viva. Yo les digo a los jóvenes “vuestro futuro va a ser difícil, pero en los momentos en los que llegas al descubrimiento toda tu existencia ha valido la pena”. Y eso no lo repetimos, son momentos únicos, porque lo hacemos con un trabajo que cada día es diferente. Eso no lo paga el dinero. Estamos continuamente en el cambio. Es un tipo de vida que yo aconsejo.

JC: Si volvieras a empezar ahora, ¿te dedicarías de nuevo al corazón o investigarías en otra área más emergente o con más campo por recorrer?

LB: No estoy de acuerdo en que la cardiología no tenga campo que recorrer, porque la cantidad de personas que tiene un infarto prematuro es alta. En un momento determinado se creyó que lo habíamos controlado todo. Ha pasado varias veces. Cuando estaba todavía en Estados Unidos, se empezó con la trombolisis y un gran investigador dijo “ya está solucionado todo porque vamos a lisar todos los trombos”. No fue así, funcionó parcialmente. Tenemos que ser humildes, porque conocemos una parte, y no conocemos el todo. Y la patología humana es complicada. Cuando crees que lo has conseguido, te sale algún otro gen, alguna otra regulación, y te bloquea lo que creías que habías solucionado.

Tenga en cuenta que este sitio web depende del uso de cookies para funcionar de forma correcta y requiere la instalación de varias cookies en su dispositivo. Esto nos ayuda a mejorar el contenido del sitio web para que sea más útil y relevante para Usted. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información y detalles sobre cómo eliminar las cookies, por favor consulte nuestra Política de Cookies. ACEPTAR
Aviso de cookies