Cita con…

Lorenzo Melchor

Presidente Fundador de la Sociedad de Científicos Españoles en el Reino Unido (CERU).

Coordinador científico internacional de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT)) en la Embajada de España en Londres.

En 2008, Lorenzo Melchor eligió Londres para trabajar, porque “allí estaba el mejor laboratorio que me ofrecía las técnicas que necesitaba. Además, la ciudad me fascinó”. Inquieto, creó la Sociedad de Científicos Españoles en Reino Unido, al tiempo que estudiaba las células madre del cáncer de mama y también el mieloma múltiple. Convencido de que la ciencia y la tecnología han de ser una prioridad de Estado ha decidido “colgar la bata y ponerse la corbata”, para dedicarse a la diplomacia, como coordinador científico en la Embajada de España en Londres.

Entrevistado por: Pilar Quijada

“Hay que hacer también marca España utilizando la Ciencia”

“Somos parte de la sociedad y tenemos que hacer que ésta valore más lo que hacemos”.

Pilar Quijada (PQ): Me gustaría preguntarte por esta nueva faceta como diplomático…

Lorenzo Melchor (LM): Cuando montamos la Sociedad de Científicos Españoles en Reino Unido me di cuenta de lo mucho que disfrutaba haciendo labores de diplomacia científica. Y aunque tenía ofertas para continuar investigando y volver a España, empecé a enviar mi currículum a varias instituciones y fundaciones. La Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT) buscaba coordinadores científicos para trabajar en varias embajadas, una en Londres. Vi que lo podía hacer y que disfrutaría mucho, por lo que envié mi solicitud. Estoy logrando que se hable de ciencia en la Embajada de España en Londres. De vez en cuando, recurro a la Sociedad de Científicos Españoles en Reino Unido y es bonito y un privilegio cuidar de lo que ayudé a formar.

PQ: Tu campo es la biología molecular en oncología. ¿Qué avances destacarías de los últimos quince años?

LM: La secuenciación del genoma humano ha permitido entender mejor enfermedades como el cáncer, que hace unos años se pensaba que era una masa de células idénticas que se podría combatir de la misma forma. Y ahora vemos que cada paciente es distinto e incluso hay diferencias moleculares en las distintas fases de la enfermedad.

PQ: ¿Y para los próximos años, qué destacarías?

LM: Las técnicas de edición genética, como CRISPR, van a ser una herramienta muy útil para crear nuevos modelos animales o celulares. También la parte del genoma humano que no son genes, los ARNs y la regulación epigenética.

PQ: ¿Cómo se valora fuera la formación de los investigadores españoles?

LM: Tenemos una buena formación. Se valora nuestra creatividad para hacer muchos experimentos con fondos muy reducidos.

PQ: En investigación, ¿seguimos como un siglo atrás, diciendo que inventen o investiguen ellos?

LM: Si lees “Los tónicos de la voluntad”, de Santiago Ramón y Cajal, lo que decía hace un siglo es aplicable a la situación actual, salvo el capítulo de la mujer Nuestro país tiene muchos campos para mejorar y uno de ellos es que la sociedad abrace de verdad la ciencia y la tecnología como un motor de progreso y bienestar. Otros países como Estados Unidos o Reino Unido, lo han hecho muchos años atrás. La Royal Society, de Reino Unido, nace en 1660. Estados Unidos nace cimentada en ciencia y tecnología. España ha vivido de espaldas a esto. Y la sociedad en su conjunto, no solo nuestros dirigentes. Falta que la sociedad defienda la ciencia. Cuando hay recortes en sanidad, las calles están llenas. Cuando hay recortes en ciencia, solo salen los científicos.

PQ: ¿Qué te ha aportado estar en Reino Unido en cuanto a política científica?

LM: Me ha permitido ver cómo funciona otro sistema de ciencia y tecnologíaTecnología. Los científicos van a países con tres características: un sistema de ciencia estable, con buena financiación tanto pública como privada; consolidados y dinámicos, donde la carrera profesional esté bien definida y te permita progresar no solo dentro de la investigación, sino que puedas dar el salto a la empresa o la Administración y volver de nuevo a la investigación académica; y de calidad, para estar rodeado de buenos científicos y aprender de ellos. En España vamos con retraso: se empieza a hacer ciencia en la época de Ramón y Cajal, y la primera Ley de la Ciencia es de 1986. Hemos avanzado mucho en los últimos 40 años, y aunque los recortes han sido duros y se han cebado con la ciencia, podemos y debemos salir de esta situación.

PQ: Creaste una asociación de científicos españoles en Reino Unido, cuéntanos la experiencia.

LM: Empezó en 2011, y me inspiré mucho en mis compañeros portugueses, que también tenían una asociación en el Reino Unido. Somos muchos los científicos españoles allí, y nos empezamos a reunir periódicamente para sentar las bases de la Asociación. Establecimos cuatro ámbitos de acción. Primero, la mejor formación de nuestros científicos que forman nuestra red social y profesional; segundo, acercar la ciencia a la sociedad; tercero, asesorar en cuestión de ciencia y tecnología a las instituciones públicas o privadas, británicas o españolas. Cuarto, favorecer las colaboraciones científicas entre España y Reino Unido.

PQ: ¿Qué cambiarías para que la ciencia española avanzara a paso de gigante?

LM: Habría que incrementar el presupuesto en ciencia y tecnología de manera progresiva e independiente de ciclos económicos y políticos. Hacer que la ciencia y tecnología sean prioridad de Estado. Y que los presupuestos destinados a ciencia se ejecuten. También hay que flexibilizar el sistema, hacer que universidades y centros de investigación puedan atraer gente, y para ello se necesitan programas potentes de atracción de talento. Por otro lado, hay que hacer marca España utilizando la ciencia. Y también me gustaría ver que los propios científicos nos lo tomamos en serio y hacemos una asociación de científicos españoles de referencia. Somos parte de la sociedad y tenemos que hacer que ésta valore más lo que hacemosCreo que en ese punto estamos dando los primeros pasos.

PQ: ¿Habría que impulsar más la financiación privada? ¿Necesitamos una buena ley de mecenazgo?

LM: Lo veo como una bañera con cuatro grifos: los fondos públicos; los fondos privados de las empresas, que unen innovación y hacen I+D; los fondos del extranjero. Y un cuarto, el del mecenazgo. En España el mecenazgo mueve un 0,8% del PIB, unos 8.500 millones. Y solo 78 de ellos se dedican a ciencia, lo que representa el 0,5% de la financiación de la ciencia. En Reino Unido, el 5% de la financiación de la ciencia viene de fundaciones privadas, que hacen de nexo entre la ciencia y la sociedad. Necesitamos una mejor ley de mecenazgo y más fundaciones en pro de la ciencia y la tecnología.

 

Tenga en cuenta que este sitio web depende del uso de cookies para funcionar de forma correcta y requiere la instalación de varias cookies en su dispositivo. Esto nos ayuda a mejorar el contenido del sitio web para que sea más útil y relevante para Usted. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información y detalles sobre cómo eliminar las cookies, por favor consulte nuestra Política de Cookies. ACEPTAR
Aviso de cookies