Cita con…

Mariano Barbacid

Mariano Barbacid diagnostica el estado de la Ciencia en España y le pone tratamiento para sacarla de la situación “moribunda” en la que dice que se encuentra. El responsable de convertir al Centro Nacional de Investigaciones Científicas (CNIO) en un centro de referencia mundial advierte que “si no triplicamos la inversión en Ciencia en los próximos años, España no levantará cabeza”.

En 1982, Mariano Barbacid consiguió aislar por primera vez un gen humano mutado capaz de causar cáncer: el oncogen. Este descubrimiento representó un gran avance en el estudio del cáncer y abrió un campo totalmente nuevo en Oncología Molecular. Tras una exitosa carrera científica en EE.UU., en 1998 decide volver a España para poner en marcha el CNIO, y convertirlo en un centro de referencia mundial.

Sus hallazgos y trabajos le han llevado a ser, sin duda, uno de los científicos más relevantes en la Oncología internacional, tal y como ponen de manifiesto las numerosas distinciones que ha recibido. Jefe del grupo de Oncología Experimental en el CNIO, Barbacid es también el presidente del Consejo Científico Asesor de la Fundación Lilly.

Entrevistado por: Pablo Jáuregui

”La ciencia española está moribunda porque la gente joven se va”

“Sin investigación, España nunca será un país de primer nivel en el contexto mundial”.

Mariano Barbacid es una referencia mundial en la lucha contra el cáncer. Sus hallazgos pioneros sobre las averías genéticas que desencadenan los tumores le colocaron en la vanguardia de esta guerra científica, y ahí sigue. Tras dirigir el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas, hoy continúa buscando nuevas dianas terapéuticas en su laboratorio, convencido de que la revolución biomédica de los últimos 15 años no ha hecho más que empezar. Lo que le preocupa, sin embargo, es que la ciencia española, tan vapuleada por la crisis en los últimos años, no levante cabeza y nuestro país vuelva a perder el tren del progreso.


Pablo Jáuregui: Mirando hacia atrás estos últimos quince años, ¿qué avances te parecen más importantes en la lucha científica contra el cáncer?

Mariano Barbacid: Ha habido una auténtica revolución, es decir, hoy la Oncología está siempre basada en el conocimiento molecular de los tumores y prácticamente todos los fármacos aprobados son moléculas dirigidas contra mutaciones específicas que sabemos que están implicadas en el desarrollo del cáncer. Eso ha empezado en este siglo, hace quince años, y ese es el futuro.

PJ: En este sentido ¿crees que ya vemos la luz al final de ese túnel oscuro que ha sido la lucha contra el cáncer?

MB: Luz siempre hay. Lo que sucede es que, primero, el cáncer no es el cáncer, son más de cien enfermedades distintas. Iremos avanzando en unas más y en otras menos. También hay que reconocer que es una enfermedad muy complicada porque nace dentro de nosotros mismos, que los genes contra los que tenemos que luchar son nuestros propios genes y eso lo complica todo muchísimo. Pero no olvidemos que aunque hay cánceres que hoy todavía son incurables, muchos otros ya se curan. Lo que debemos tener claro es que hay que seguir investigando para continuar avanzando, y después las terapias surgirán cuando tengan que surgir.

PJ: Quería preguntarte también sobre la ciencia en España. En estos últimos quince años, ¿cuáles serían para ti las luces y sombras de la política científica?

MB: Para mí ha sido una montaña rusa porque cuando volví a España, lo hice porque era un momento en el cual se estaba apoyando la investigación, y además se estaba haciendo de otra forma, sin oposiciones, es decir, sin las fórmulas decimonónicas de acceder a una cátedra, había una gestión mucho más flexible… Sin embargo, con la crisis, en 2010 cambió todo. Estos últimos cuatro años han sido un auténtico desastre para la investigación científica en España, que hoy es un páramo.

PJ: Si fueras un médico y tu paciente fuera la ciencia en España, ¿qué diagnóstico harías de ese paciente y qué tratamiento habría que hacerle?

MB: Moribunda, sobre todo porque la gente joven se está yendo, y la ciencia se nutre de gente joven que traiga nuevas ideas. Sin ella, la ciencia está muerta.

PJ: Si tuvieses delante a los principales líderes de líderes políticos españoles, ¿qué mensajes les darías sobre este problema y cómo hay que afrontarlo?

MB: Hay una frase que por manida no deja de ser importante, que es hacer ver a los políticos que los países que más invirtieron en ciencia y en investigación son ahora los más ricos. Meterles eso en la cabeza a nuestros políticos sería algo realmente fantástico, porque el futuro en nuestro país depende de la inversión en ciencia y en tecnología.

PJ: ¿Qué reformas específicas propondrías para impulsar la ciencia española?

MB: Bueno, en primer lugar decir, hay que invertir muchísimo más, habría que triplicar la inversión porque si la duplicáramos no sería suficiente. Imagínate lo que te digo, porque se ha recortado más de la mitad. Si no triplicamos la inversión en Ciencia en los próximos años, España no levantará cabeza y nos podemos olvidar de que tenga un papel relevante en el primer mundo. Eso es algo que espero que los políticos entiendan, pues es algo realmente fácil de entender.

PJ: ¿Hay talento científico en España y el problema es que no se aprovecha?

MB: Sí, los españoles somos igual de inteligentes, no más, pero sí igual de inteligentes que los ingleses, los americanos, los franceses… El español no está en ninguna desventaja respecto a otros investigadores en el mundo, simplemente estamos peor porque no tenemos medios para trabajar.

PJ: Por intentar terminar en positivo, imagínate que nos vemos dentro de quince años. ¿Cuál sería tu sueño si las cosas se hicieran bien? ¿Dónde podríamos estar?

MB: Me gustaría que por lo menos estuviéramos donde empezamos el siglo, aunque evidentemente deberíamos estar mejor, porque si en treinta años no hemos avanzado, ya sería una desgracia. Estos últimos años han sido un auténtico desastre para la investigación y evidentemente, por correlación, un desastre para el país. En este momento no tengo más remedio que ser un poco pesimista, pero bueno, vamos a ver lo que sucede. Lo importante es lanzar el mensaje y esperar que los políticos lo escuchen y sean conscientes de que sin investigación, España nunca será un país de primer nivel en el contexto mundial.

Tenga en cuenta que este sitio web depende del uso de cookies para funcionar de forma correcta y requiere la instalación de varias cookies en su dispositivo. Esto nos ayuda a mejorar el contenido del sitio web para que sea más útil y relevante para Usted. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información y detalles sobre cómo eliminar las cookies, por favor consulte nuestra Política de Cookies. ACEPTAR
Aviso de cookies